Carrie Fisher, un auténtico icono feminista.

En sus apariciones como la princesa Leia en Star Wars, Fisher demostró orgullo, valentía y firmes creencias, no fué la típica princesa en apuros de los clásicos relatos de ciencia ficción. Una rebeldía que llevó a todos los aspectos de su vida.

¿No eres muy bajito para ser un soldado de asalto? 

El primer recuerdo que me viene a la mente de Leia/Carrie Fisher es en la celda 2187 donde la princesa cautiva hace una de las mejores presentaciones del cine, ya nos tiene ganados desde el minuto cero. Sabe dejar en ridículo como nadie al chulito de Han Solo sin llamarlo machirulo.

Ella es una princesa republicana y rebelde ¿Se podría pedir más? No se amilana frente a Moff Tarkin ni ante el temible Darth Vader, su Padre. Leia tiene su propio viaje personal en Star Wars, igual de interesante que el de Luke o Han Solo. Siempre marcado (en parte) por la tragedia, la destrucción de su planeta natal y de su padre adoptivo, Bail Organa, al que le pusimos cara gracias a Jimmy Smits.

princesa-leia-fisher-soldado-celda

Leia supo demostrar que valía igual o a veces más que cualquier héroe de la república y Carrie Fisher en la vida real también superó etapas autodestructivas con valentía, expulsando el dolor en una autobiografía, monólogos y retomando su papel de Leia Organa con una firmeza que deja en pañales a muchas actrices del cine de hoy en día.

Hasta siempre Leia.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario