Así se hizo el increible “salto de fé” de Assassin’s Creed la película.

La película protagonizada por Michael Fassbender tiene uno de los saltos realizados desde más altura de la historia del cine ¿Cómo se hizo?

Llevado a cabo por Damien Walters, especialista de escenas de riesgo y atleta olímpico de salto de trampolín, este “salto de fé” como se le conoce en el mundo de Assassin’s Creed se ha realizado desde 38 metros de altura y filmado sin efectos digitales, el legendario productor Frank Marshall (Indiana Jones) y el director Justin Kurzel han querido que Assassin’s Creed sea una película física, sin artificios digitales en exceso y con este salto espectacular lo demuestran.

En todos los juegos de Assassin’s Creed es habitual que el personaje suba a una atalaya o a una torre de una catedral para observar de primera mano todo lo que ocurra a su alrededor y conseguir misiones. En la versión de celuloide ese momento clave no tiene que faltar.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario