Nos deja Debbie Reynolds, madre de Carrie Fisher.

La mítica actriz de Cantando bajo la lluvia ha fallecido de forma inesperada de un derrame cerebral un día después de su hija Carrie Fisher.

Fisher y Reynolds dejaron de hablarse durante 10 años. Carrie vivía atormentada por ser la hija de una gran estrella y su madre siempre sostuvo que esto fue por decisión de su hija, ella sufrió mucho. Lo recuerda como un periodo “muy difícil y doloroso”

Reynolds con una larga trayectoria que incluye clásicos modernos como In&Out, no deja con 84 años. Todd Fisher, hermano de Carrie, ha dicho que ella deseaba estar con su hija. 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario