Guardianes de La galaxia Vol.2 , 2017, James Gunn

La secuela de una de las películas más celebradas de Marvel consigue el mantener el espíritu de cachondeo de su predecesora y se convierte en una de las mejores continuaciones que ha producido “la casa de las ideas”.

Guardianes de la galaxia supuso el camino a seguir para producciones como Star Wars: El despertar de la fuerza, Deadpool o Escuadrón Suicida.Las dos primeras supieron llevarlo a su terreno, mientras que “Suicide Squad” sufrío mutilaciones y destrozos de guión por parte de un estudio que aún no ha sabido dejar atrás la alargada (y a veces aburrida) sombra de Nolan. Por otro lado, el regreso de los Guardianes rompe una pequeña maldición de Marvel: La de conseguir una continuación que mejorase a la original, algo que en su momento solo había logrado El Capitán América: El soldado de invierno.

Los guardianes se encuentran de nuevo en apuros.
Los guardianes se encuentran de nuevo en apuros y con una compañía inesperada: Nébula.

La familia bien, gracias.

Tras salvar la galaxia y frenar (de momento) los planes de Thanos, los guardianes de la galaxia y en especial Peter Quill harán frente a sus problemas personales, Star-Lord (Chris Pratt) conocerá a su padre, el misterioso Ego (Kurt Russell) que reabrirá heridas del pasado.

Ego, el padre de Peter Quill, interpretado por Kurt Russell, tiene que dar explicaciones sobre su desaparición.
Ego, el padre de Peter Quill, tiene que dar explicaciones sobre su desaparición.

Todos los elementos de Guardianes de la galaxia se han visto aumentados: Una genial banda sonora, la nostalgia ochentera, el humor y la acción incesante. Tema aparte de incluir actores míticos de nuestra infancia o adolescencia como son Kurt Russell o Sylvester Stallone, que curiosamente no se veían juntos desde Tango & Cash. 

Si la primera entrega abría la puerta al universo cósmico de Marvel, la segunda lo consolida plenamente y añaden muchas sorpresas que merecen ser descubiertas por el espectador sin spoilers. Algún que otro crítico se queja de la nula evolución de la secuela y de que la película mantenga el estilo de la primera ¿Y qué esperaban? Estamos hablamos de unas películas que tienen unos objetivos muy claros. El eje principal de Guardianes de la galaxia, no es una gran trama o efectos apabullantes (que los hay) son las relaciones entre los personajes, la amistad, los sentimientos, la unión familiar de unos personajes, con triste pasado, que acaban encontrando su lugar en el universo.

Groot-Baby

Guardianes es una película coral y James Gunn consigue mantener el ritmo en todas las historias. Todos tienen su peso en la trama y son importantes. Hay que reconocer que la “estrellita” de la función es Baby Groot, pero Yondu se convierte para mi en el personaje más atractivo de la cinta. El saqueador espacial interpretado por Michael Rooker se lo pasa en grande y es uno de los motores de la película, todo un acierto. A la otra gran sorpresa de la película, Kurt Russell, da gusto verle en plena actividad pese a que quizás se le podría haber aprovechado mucho más.

Este “volumen 2” Cumple de sobras con lo esperado y merece la pena ser disfrutado en pantalla grande, si te gustó la primera, ya sabes a lo que vienes y no te vayas cuando termine la película, que hay muchas escenas post-créditos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario