El pasajero, The commuter, Jaume Collet Serra, 2018.

Vuelve Liam Neeson y con Jaume Collet-Serra en la dirección. Nada puede salir mal. Y es que aunque ya pesan los años por el actor de La lista de Schindler, Neeson ha encontrado su nicho como “nuevo” icono del cine de acción con señores mayores, antes que él fueron Harrison Ford, Michael Caine, Gene Hackman y obviamente Charles Bronson, Mientras tú padre espera la jubilación, el irlandés de dos metros y nariz rota, sigue golpeando a base de bien.

Asesinato en el “Hostien” Express.

Un hombre de negocios (Neeson) recibe una singular propuesta económica en pleno viaje de tren. Localizar a una persona a cambio de dinero, pero cuando su moral sea puesta a prueba, empezará una carrera a vida o muerte con vidas inocentes en juego.

Hay que admirar a Collet-Serra en España y no se hace. Uno de los pocos directores españoles rentables, que sabe dar espectáculo y que aporta cierto toque artesanal. Y es que en este cine patrio, el de coleguitas, desgraciadamente se premian otro tipo de cosas ajenas al buen hacer de un director. Hay un problema bastante gordo que quedó reflejado en los pasados Premios Goya (una de las peores galas de la historia), el cine español está sufriendo una especie de endogamia ridícula (e ideológica) que está mutilando el talento y que tarde o temprano acabará vaciando los cines. Pero volviendo a la nueva película de Liam Neeson nos encontramos con un thriller a la vieja usanza y que nos recuerda a Non-stop, sin escalas. Una situación límite, en un espacio bastante reducido, donde la tensión y los giros de guión están a la orden del día. La acción tampoco se queda atrás pero Neeson no es Bourne, ni Bond y lo demuestra recibiendo golpes bastante brutos y teniendo algún que otro momento de torpeza, algo muy de agradecer ya que el actor impone lo suyo, pero no hay que fliparse (y estamos hablando de un ex-policia y vendedor de seguros de sesenta y tantos).

¿Exagero si digo que en El Pasajero he visto cosas del mejor Bryan De Palma o de John Frankenheimer? Para nada. Tenemos una maravillosa introducción de los personajes, con años de viajes, años de vida matrimonial y unos momentos de tensión bastante espectaculares y donde Neeson lo da todo. Otro cantar es el sosainas de Patrick Wilson, se nota que James Wan es otro genio capaz de hacerle actuar. Vera Farmiga está espectacular como la mano que mueve los hilos y sorpresas de último momento como una muy eficaz Clara Lago que aquí demuestra que puede ofrecer mucho más que ser pareja romántica de Dani Rovira. También se pasea por la cinta Sam Neill para llegar a fin de mes.

Salvo algún momento innecesario, la acción y el suspense reinan durante toda la película donde Liam Neeson se erige como el héroe de la clase obrera y nosotros brindamos por ello.

Sé el primero en comentar

Deja un comentario