Green Room (Jeremy Saulnier, 2015)

Tras una larga y poco exitosa gira, una banda de punk rock —The Ain’t Rights— es inesperadamente contratada para tocar en un desconocido club situado en un perdido paraje boscoso de Oregón. Lo que debería haber sido solamente un concierto en un local de tercera categoría, se convierte en una angustiosa y claustrofóbica pesadilla al toparse el grupo, entre bastidores, con un horrible acto de violencia

Poster for the movie "Green Room"

Estamos ante una película que acelerará las pulsaciones de tu corazón y es que Green Room es un intenso film que te sorprende y te atrapa cuando ya no hay escapatoria alguna para sus protagonistas. El enfrentamiento entre tribus urbanas (punk rock vs. neonazis) y el encierro al que se ven sometidos puede recordar a cintas como The Warriors (Walter Hill, 1979) o Asalto a la comisaría del distrito 13 (John Carpenter, 1976) lo que no deja de ser un gran aliciente.

Dirigida por Jeremy Saulnier, responsable de Blue Ruin, y con un casting nutrido de nuevos actores (Anton Yelchin, Imogen Poots, Alia Shawkat, …) y la experiencia de un grande como es Patrick Stewart.

Pocas veces vivirás en una sala de cine la desesperación de sus personajes con tanta intensidad y por eso Green Room es una auténtica joya que se tiene que ver, disfrutar, sufrir y recomendar.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Green Room
Green Room
Los miembros de una banda punk, tras perderse en una zona aislada, se topan con un horrendo acto de violencia. Debido a que son los únicos testigos, se convierten en el blanco de una pandilla aterradora de skinheads.
Director: Jeremy Saulnier
Reparto: Patrick Stewart, Anton Yelchin, Imogen Poots

Sé el primero en comentar

Deja un comentario