Pequeño demonio, Eli Craig, 2017

Netflix está ofreciendo cada vez mejores películas, mientras que algunas producciones como Máquina de Guerra fueron auténticos tostones, otras como Okja o Dead Note, han conseguido salir del tono de telefilme de presupuesto que tenían sus anteriores producciones.

Eli Craig estrena en Netflix su segunda película tras aquella divertida comedia Tucker & Dale contra el mal (2010) donde dos amables paletos americanos provocaban la muerte (involuntaria) de un grupo de adolescentes algo idiotas. Han pasado varios años y ahora tenemos una nueva comedia de terror…

Correcta comedia satánica.

El argumento es claro como el agua, Gary (Adam Scott) acaba de casarse con la bella Samantha (contenida Evangeline Lilly) y tendrá que ejercer de padrastro del pequeño Lucas, un chavalín de 6 años que podría ser el hijo del diablo.

Gary y Samantha y perfecta pareja a pesar de que ella tenga un hijo con el demonio…

La nueva película original de Netflix ofrece todos los guiños posibles a clásicos como La Profecía, El Exorcista o Poltergeist y jugando con el terror y la comicidad según convenga. Es una correcta película dominguera con algún momento interesante. Los actores están correctos, incluyendo la sorpresa de tener a Clancy Brown (Los inmortales, Starship Troopers) como villano de la función. No hay nada nuevo en Little Evil, simplemente un diversión de domingo por la tarde.

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario