Rogue One, Una historia de Star Wars (2016, Gareth Edwards)

Correcta, es lo que podemos decir de Rogue One y es que como Disney ha dejado claro, Rogue One es una historia cerrada y no podemos esperar (o desear) otra cosa que no sea puro entretenimiento, pero quizás con otro director, se podría haber convertido en un clásico instantáneo.

El lado oscuro de la rebelión.

Son tiempos oscuros, antes del Episodio IV, el imperio está exterminando a una alianza rebelde desorganizada y enfrentada entre si. Pero tras los rumores de una nueva y terrible arma imperial, un inesperado equipo de rebeldes, hará lo imposible para destruirla y dar esperanza a la galaxia.

Donnie Yen, lo mejor de la película.
Donnie Yen, como el monje místico Chirrut..

Rogue One es una película oscura: Hay mal rollo, personajes atormentados, unidos por el azar pero con una visión fría y pesimista de la rebelión y de la guerra. Todo lo contrario al alegre Episodio IV. Podemos hablar de la película más adulta de la saga (dentro de lo adulto que Star Wars con Disney puede ser). Hay cosas muy buenas en Rogue One, nuevos escenarios, aparte de tener una de las mejores batallas vistas en todas las películas.

Sobre los dos principales protagonistas Felicity Jones y Diego Luna, quizás sean el principal problema. La primera, Jyn Erso, no tiene el carisma de Daisy Ridley en El Despertar de la Fuerza y Diego Luna, pues hace lo que puede con un personaje muy plano y desaprovechado. ¿Habría sido un crimen que fuera él, el único protagonista? y del malo de la función, ya mejor ni hablamos, un remedo de Christoph Waltz de baratillo y que no tienen ningún peso dramático.

Felicity Jones y Diego Luna lideran un comando con una misión muy arriesgada.
Felicity Jones y Diego Luna lideran un comando con una misión muy arriesgada.

Se nota el esfuerzo que han hecho con Rogue One a nivel técnico y de guión, todo encaja a las mil maravillas dentro de la historia conocida hasta hoy. La devastación del imperio es impactante, las escenas bélicas son de lo mejor que se ha visto en la franquicia. Además tenemos apariciones estelares que se agradecen cuando el ritmo de la cinta decae. Y es algo que sucede muy a menudo. Rogue One peca de tener un montaje terrible y un director, Gareth Edwards (Godzilla, Monsters), que no sabe dirigir actores, ni rodar acción. Edwards intenta transmitir drama y humor, pero no llega al espectador, no compartes el sufrimiento de los protagonistas y quizás es por lo arrítmica que es la película. Algunas de las escenas bélicas ya son otro cantar, quizás por encargarse de dirigirlas alguien de la segunda unidad o vete a saber. Pero hay que agradecer el esfuerzo de hacer una historia diferente, pese a que Disney haya impuesto humor y parches continuos para que el fandom señale a la pantalla o aplauda.

batallas-Rogue-One
Las batallas espaciales (y terrestres) de lo mejor de Rogue One.

Ni me imagino lo que habría hecho un director experimentado con Rogue One. Y no tengo duda que en la propia Disney lo sabían y han remendado todo lo que han podido, con apariciones estelares (nunca mejor dicho) y tirando de nostalgia para conseguir que esta “historia de Star Wars” sea una película correcta y entretenida para los fans de la saga. Esto es algo que puede preocupar, de cara al próximo episodio o “historias” y es que la franquicia parece que no puede innovar más allá de volver al pasado una y otra vez. Dejen tranquila a la estrella de la muerte, dejen que descanse en paz Darth Vader e intenten crear nuevos mitos.


Rogue One, Una historia de Star Wars.
Rogue One, Una historia de Star Wars.
El Imperio Galáctico ha terminado de construir el arma más poderosa de todas, la Estrella de la muerte, pero un grupo de rebeldes decide realizar una misión de muy alto riesgo: robar los planos de dicha estación antes de que entre en funcionamiento
Director: Gareth Edwards
Guión: Chris Weitz
Reparto:Felicity Jones, Diego Luna, Donnie Yen

 

Sé el primero en comentar

Deja un comentario