Warcraft: El origen (Duncan Jones, 2016)

En el pacífico reino de Azeroth está a punto de entrar en guerra para enfrentarse a unos terribles invasores: orcos guerreros que han dejado su destruido mundo para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrenta a la destrucción, y el otro, a la extinción. Dos héroes, uno en cada bando, están a punto de chocar en un enfrentamiento que cambiará el destino de su familia, su pueblo y su hogar.

Warcraft cartel

La nueva película de Duncan Jones (Moon, Código fuente) traslada a la gran pantalla el famoso juego de estrategia y guerra de la compañía Blizzard. Todo un reto sabiéndose que los juegos no contienen una historia narrativa marcada y que el director podría haber tomado cualquier aspecto del mismo, además de tener que contentar a millones de jugadores.

Si bien el argumento no es un fuerte, una aventura épica medieval que fácilmente recuerda a la trilogía de El señor de los anillos, y que la calificación “para todas las edades” no le hace más que un flaco favor al no permitir más crudeza, sangre o sexo, en el resto del metraje de Warcraft: El origen puede llegar a ser entretenido, algunos momentos más que otros, lógicamente. Pero su fuerza visual, la animación de personajes digitales parece haber alcanzado ya su máxima potencia, así como la construcción de algunos de sus personajes atraen suficiente la atención del espectador. Travis Fimmel que interpreta al guerrero Lothar no parece distanciarse mucho de su papel televisivo en Vikingos. Mención aparte para la actriz Paula Patton, la mestiza, que ya se la pudo ver en Misión imposible: Protocolo Fantasma (Brad Bird, 2011) y que espero que su participación en Warcraft: El origen le proporcione muchas nuevas oportunidades en Hollywood.

Estamos ante el arranque de una historia que parece prometer demasiadas cosas para un futuro próximo pero que sin embargo bien podría bastarse con esta. Por los datos que ya se conocen, está siendo todo un taquillazo en Rusia, Francia y Alemania, todo apunta a que les ha salido bien la jugada.

Duncan Jones marcó la diferencia con su excelente opera prima, y con la segunda parecía pisar con timidez los grandes estudios con una buena película de ciencia ficción, con esta y un holgado presupuesto desaparece esa magia de autor con la que empezó aunque la esperanza no está perdida porque en su próximo film parece regresar a “casa”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.


Warcraft: El origen
Warcraft: El origen
El pacífico reino de Azeroth está a punto de entrar en guerra para enfrentarse a unos terribles invasores: orcos guerreros que han dejado su destruido mundo para colonizar otro. Al abrirse un portal que conecta ambos mundos, un ejército se enfrenta a la destrucción, y el otro, a la extinción. Dos héroes, uno en cada bando, están a punto de chocar en un enfrentamiento que cambiará el destino de su familia, su pueblo y su hogar. Así empieza una espectacular saga de poder y sacrificio donde se descubren las numerosas caras de la guerra y donde cada uno lucha por lo suyo. Adaptación del popular videojuego homónimo.
Director: Duncan Jones
Reparto: Travis Fimmel, Robert Kazinsky, Paula Patton

Sé el primero en comentar

Deja un comentario